Bar “La Perla”

"Valeria decide quedarse en el bar para ver el espectáculo, se instala en la barra. Con el prejuicio de que ese tipo de ambiente es para homosexuales, se sorprende de ver un público familiar, parejas, grupos de jóvenes y hasta uno que otro niño desvelado, disfruta del ambiente carnavalesco.
La presencia de Paquita la del barrio causa conmoción, su interpretación de “Rata de dos patas” promueve la interacción con el público. Canta con su propia voz usando una pista musical, lo que causa mucho impacto en el público.
                                               Rata inmunda, animal rastrero
                                               escoria de la vida adefhesio mal hecho
                                               Infrahumano, espectro del infierno
                                               maldita sabandija, cuánto daño me has hecho

Paquita hace un canto dirigido, para maltratar a algunos espectadores del sexo masculino.  Escupe las palabras con sarcasmo y con coraje.
El lugar está a reventar, el entusiasmo del público es contagioso.  Se suceden las súper cantantes con el mismo profesionalismo y la perfección de un programa televisivo.  La iluminación, la coreografía, el diseño espectacular de los trajes donde el brillo de las lentejuelas, se alterna con el vaivén de velos transparentes y sugestivos encajes. Las pelucas multicolores rematan el ajuar, para proyectar una feminidad exaltada, repleta de sensualidad.  El juego de imitación resalta las características y exalta los gestos de las vedetes que representan, supera en mucho a las originales".