Arte y crimen

Fuyuko Matsui

¿Por qué incluir en un sitio web más bien literario una sección dedicada a las artes plásticas? La respuesta es simple: Porque yo formo parte del gremio. Creo que mi vida y mi escritura lo refleja. Siempre he pensado que un artista no puede ser un asesino, que sus impulsos destructivos se canalizan a través de sus obras, que puede masacrar las telas, pero que dificilmente va a matar a sus semejantes, que  si Hitler desató la segunda guerra mundial fue para expresar su frustación por no ser aceptado en la escuela de Arte y tomar una revancha personal, pero a lo mejor me equivoco y el germen de la destrucción puede florecer aún entre los llamados creadores.

En todo caso, considero  este espacio un complemento visual indispensable para mis inquietudes. Como amante de la estética del horror y del dolor hice una selección de mis pintores favoritos, pero la mayoría de los artístas fueron descubiertos al hacer la investigación para escribir la novela. Uno de mis personajes, Xavier Rossemberg usa como fuente de inspiración los crímenes que comete el matameretrices de la Merced, se recrea de la mise-en-scène del estrangulador para rendir tributo póstumo a las víctimas, en la búsqueda del realismo y para darme una idea del tipo de obras que pudo haber realizado, para hacer una descripcion fiel y buscando referencias en la web, me topé con un verdadero carnage en todos los géneros y en todas las técnicas. Hay  un verdadero culto a la criminalidad, a la violencia y a la tortura, en algunos casos como denuncia, pero en otros se puede palpar el gusto del artísta por lo morbido, lo grotesco y lo sanguinario.

Aquí  las presento una pequeña muestra y los invito a ampliar el catálogo.

LOS CLASICOS

 

 

 

 

 

 

Grabado, Ilustración y

gráfica

 

        

              La Pintura

                             “Lo siniestro es aquello que, debiendo permanecer oculto, se ha revelado”

                         Friedrich Schelling  

                        “El orgasmo es un paroxismo; la desesperación, otro. El primero dura
                         un instante; el segundo una vida.”
                           Emil Cioran
 

Los famosos

Arriba Gericault y Pablo Rubens con su masacre de los inocentes, a la izquierda Picasso y Francisco Goya  plasmando la guerra como un crimen contra la humanidad y un verdadero desastre. Frida Kahlo, Maria Izquierdo y Julio Galán, en México, hicieron su propia representación de la ruina física, en una exaltación de la violencia y el dolor íntimo llevados al límite de lo inimaginable. Por su parte Arturo Rivera, paisano también, usa un simbolismo siniestro que resulta irresistible.

El "carnage" en el arte contemporáneo

El arte lo-cura