El arte de alburear

EL ALBUR ES EL SUICIDIO DE LOS MACHOS

Si quieres saber cúal es el código secreto de esta forma de hablar tan característica de los mexicanos, accede al capítulo donde el Poeta le da un curso intensivo a Valeria Cardoso.

A ver.... vamos a orgianizarnos.

 El albur es el único espacio donde el mexicano le puede dar vuelo a la hilacha sin limitaciones, no hay reglas ni prohibiciones, todo se vale; el juego consiste en chingarse al contrincante, literalmente. La magia radica en que se crea un espacio lingüístico paralelo que es inaccesible al común de los mortales, es privilegio de los mexicanos; si no, fíjate cómo se quedan los extranjeros con el ojo cuadrado cuando nos escuchan hablar. La paradoja es que, aunque el premio es lograr clavársela hasta el fondo al contrincante (con el riesgo de que seas tú quien termine ensartado), en lugar de ser una representación homosexual que lo proyecte como marica frente a un escenario, se convierte en un desafío que refuerza la virilidad del que alburea. El objetivo es obtener la corona burlesca que lo convierta en rey por un momento. Es la mejor herencia que nos dejaron de legado los antiguos nahuas, como rito de fecundidad carnavalesco donde el cuerpo sexual se vuelve colectivo y puede ser profanado.

La burla, el sarcasmo, el choteo, la ironía, el humor, la parodia, todo debe manifestarse en tu rostro, en el cambio de brillo de tu mirada, en tus movimientos del cuerpo. La magia del albur es la proyección de un mundo gozoso, festivo, carnavalesco y a veces hasta ridículo o brutal. Es un ring de boxeo donde los putazos y los insultos se vuelven relajo, desmadre, eso debe ser palpable.

 

“Güera color de llanta aquí esta tú rin cromado”.

¿Te gusta a tí ese son?

                                                                                                         Botellita de Jerez

“Tuve una tienda en mi pueblo, precioso lugar,
te vendía de un camote de Puebla a un milagro a san Buto,
pitos, pistolas pa´ niños te hacía yo comprar,
pa´ tu cruda una panza, te inflaba una llanta al minuto...

De un embutido un chorizo podías tu llevar,
longaniza de aquella que train los inditos de juera;
te acomodaba al llegar en mi hotel particular,
tres pesos más te sacaba por la regadera;
pero un buen día me perdí, y hasta mi tienda vendí...

 

                                                             Chava Flores

“Dame una torta ahogada, me gusta ahogada, me gusta bien ahogada
porque la fiesta no es reventón si no termina en una torta ahogada ...
¿cómo te gusta papi? Me gusta bien ahogada
Te gusta bien ahogada;
¿cómo te gusta mami? Me gusta medio ahogada
Te gusta bien ahogada;
con cebollita frijolitos y salsita
échale más chilito papi, échale más carnita mami..."
 

                                                             El Personal

"Las rosas son rojas y el viento las mueve, tú serás el seis y yo seré el nueve".

Muestra tu ingenio, comparte un albur

No se apene y píquele aquí....

“No sacudan tanto el chile, que se riega la semilla”.

Donde pongo el ojo, pongo la vara.

Atrás se pide pero por delante se despacha

Dime cualquier palabra y te la rimo.